Esta web utiliza cookies para obtener datos anónimos de acceso. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra política de cookies.

×

Viviendas rurales

Ayuntamiento de Villanueva del Rosario

Viviendas rurales

Viviendas rurales

La vivienda en Villanueva del Rosario constituye un ejemplo típico de la arquitectura andaluza con el predominio absoluto del color blanco en sus fachadas.

Producto del encalado que sus moradores cuidan especialmente.

Las casas populares se construían preferentemente con barro o adobe y cal, reservándose la madera para realizar entramados, cubiertas y viguerías.

Es típico el uso de rejas de hierro cuadrado, las ventanas y puertas enmarcadas y los zócalos de piedra vista.

 

 

Casas Unifamiliares

Casas Unifamiliares

Con tejados que caían a dos aguas, constaban de dos plantas con los siguientes elementos:

  • Zaguán, al que se le hacía un pasillo de guijarros o piedra para que las bestias no resbalasen mientras eran conducidas a los patios traseros.
  • Cuerpo de casa.
  • Dormitorio del matrimonio.
  • Comedor y cocina.
  • Cámara, que constaba de una habitación habilitada con vigas de madera para colgar las hortalizas o frutos con el fin de secarlas y conservarlas más tiempo.
  • Pajar, desde donde se deslizaba la paja directamente al pesebre de la cuadra a través de una entrada abierta en el suelo llamada “pajareta” o “piquera”.
  • Las habitaciones de los hijos en la planta alta.

Casa Burguesa

Casa Burguesa

En los pueblos andaluces existen edificios singulares como las casas solariegas y de familias nobles, que no se atienen a las normas de la arquitectura popular.

Casa Burguesa

La Casa Burguesa de Villanueva del Rosario se divide en dos crujías y un patio al que se le añaden volúmenes laterales en planta baja. Este tipo de vivienda posee zaguán que organiza la casa a través de un eje, quedando el patio cerrado.

El Cortijo

El Cortijo

Los cortijos del pueblo saucedeño son grandes propiedades localizadas en zonas cerealistas. Se trata de conjuntos extensos que siempre están rodeados de construcciones menores o populares destinadas a guardar aperos y maquinaria.

El interior de todos ellos depara fascinantes matices espaciales y constructivos modulados según una jerarquía que pasa de la sencilla austeridad popular en cocinas y viviendas de trabajadores a los ambientes señoriales de las estancias utilizadas por los dueños.